Samsung nos muestra una tentativa y atractiva innovación que va a tono con las necesidades tan demandantes que tenemos como usuarios con los smartphone de calidad y buen rendimiento. Nos presenta el Samsung Galaxy A50, el cual cuenta con un diseño bastante estándar, similar al que nos tiene acostumbrados Samsung con una gama media Galaxy A. Los fabricantes de smartphone batallan cada día con cada innovación, para lograr mantenerse en la palestra de este mercado tan competitivo por la cantidad de opciones que tiene el usuario a fin de escoger un equipo que le resulte eficiente.

NOTCH Y PANTALLA

Recientemente ha salido al mercado este equipo que viene a innovar con el notch en la gama super media de la compañía de teléfonos inteligentes. Este término viene calando popularidad en los smartphone, ya que es una pestaña que esta incluida en la parte frontal, y no tiene nada que ver con el software del dispositivo como tal. Aparece en forma de gota, pero mínimo, presentándonos una pantalla Infinity-U Super AMOLED de 6.4 pulgadas a resolución Full HD+  (1080 x 2340), y está potenciado por un procesador Exynos 9610 de ocho núcleos con 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento o bien 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento. Nos presentan esta innovación en colores: negro, blanco, azul, y coral con efecto holográfico que cambia sensiblemente respecto a la luz.

Notch Samsung Galaxy A50

LECTOR DE HUELLAS

En su imponente pantalla se encuentra otro elemento importante, el lector de huellas. En las versiones anteriores, se ubicaba en la parte trasera de los Samsung Galaxy A desde que las pantallas acabaron reclamando todo el espacio en el frontal, y ahora vuelve al frontal integrado dentro de la propia pantalla.

En el pasado Samsung había experimentado con distintas soluciones como el lector de huellas en el lateral de los Samsung Galaxy A7 2018, pero parece que la tecnología de sensores bajo la pantalla está lo suficientemente madura como para integrarlo en los Galaxy A en 2019. Al menos, en los de un rango superior.

La realidad es que este Samsung Galaxy A50 abraza la imparable tendencia de los lectores de huella en pantalla. Es uno de sus valores principales de hecho, aunque la tecnología usada, óptica, lo aleja en ese apartado de los mejores terminales que ya cuentan con este tipo de identificación.

El lector de huellas tarda algo más de un segundo en realizar la lectura. Hay que mantener casi todo ese tiempo el dedo colocado para que la zona quede bien iluminada y se produzca la identificación en el sistema. Cuando la huella aparece impresa sobre la pantalla al hacer doble toque en el panel o al levantar el terminal, es justo este momento en el que los sensores de movimiento activan la misma, y se produce el desbloqueo inmediato.

El Samsung Galaxy A50 complementa la identificación biométrica con reconocimiento facial. El sistema es más rápido que el de huellas, especialmente con la pantalla encendida, y durante nuestra prueba se ha convertido en el método principal con el que conseguíamos identificarnos la gran mayoría de veces. Con luz adecuada funciona bastante bien incluso con lentes de sol.

CÁMARA DE 25 MEGAPIXELES

Posee una cámara de tres lentes que no resulta tan sorprendente, puesto que el año pasado los Samsung A 7 contaban con las mismas condiciones, sin embargo destacamos las pequeñas variaciones que surgieron como mejora exponencial del equipo.

La lente principal en esta ocasión es de 25 MP, con apertura de f/1.7, y viene acompañada por un ultra gran angular de 8 MP con apertura f/2.2 y otra lente de 5 MP para medir la profundidad, también con f/2.2. La cámara incluye el anhelado enfoque dinámico, para ajustar el nivel de desenfoque de las fotos al nivel deseado. La IA también echa un cable con el optimizador de escenas y la detección de fallos, usada para conseguir la mejor foto posible.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

Samsung ha querido otorgar a este dispositivo un buen rendimiento fotográfico, y que además aporte algo que el resto de terminales de gama media no tiene. Estamos ante un triple sensor de 24, 12 y 5 megapíxeles, que saca buenas fotografías cuando la luz acompaña y que, aunque de noche no sobresalga, mantiene la calidad.

El nivel de detalle de las fotografías es bueno en la mayoría de situaciones, y el modo retrato suele hacer bien su trabajo, aunque con poca luz aparece cierto efecto acuarela que afea bastante la fotografía. En cuanto a los colores, el terminal satura un poco las imágenes en algunas ocasiones, pero sin exagerar demasiado. Además, cuenta con un modo de detección de escenas que cambiará algunos valores.

La aplicación de cámara también cuenta con un modo manual en el que es posible cambiar algunos parámetros de la imagen en directo.

cámaras

BATERÍA

La capacidad de la batería del Galaxy A50 es de 4000 mAh. La batería no es extraíble, por lo que no puedes reemplazarla si se desgasta o estropea. Pero sí cuenta con carga rápida.

Lo peor del Samsung Galaxy A50

Ralentizaciones

El Samsung Galaxy A50 cuenta con un Samsung Exynos 7 Octa 9610 y 4 o 6 GB de memoria RAM, según la versión. Resulta una buena combinación, sin embargo. A la hora de hacer scroll en una lista, puede apreciarse tal vez algunos retardos en la respuesta táctil, así como ligeras ralentizaciones al utilizar Bixby o los gestos de navegación. Eso sí, si hablamos de potencia bruta abriendo aplicaciones y utilizando la multitarea, no hay dudas de que es una excelente opción.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

  • Pantalla: 6.4 pulgadas (Super AMOLED)
  • Resolución: 2,340 x 1,080 pixeles
  • Procesador: Exynos 9610
  • RAM: 4 GB, 6 GB
  • Almacenamiento: 64 GB, 128GB
  • Ranura micro SD: sí
  • Batería: 4,000 mAh
  • Lector de huellas: Sí, en pantalla
  • Cámaras traseras 25 megapixeles + 8 megapixeles + 5 megapixeles
  • Cámara frontal: 25 megapixeles
  • NFC:
  • Samsung Pay:
  • Tamaño: 158.5x74.7x7.7mm


DONDE COMPRARLO

Su precio oscilara en un rango de 260-320$, dependiendo de la tienda que lo exhiba, sin embargo, tienes las siguientes opciones: